Mañana ya emprendo vuelo
y migro a tierras de niebla
donde mis armas no valen
donde no sirve mi verbo.

Inicio en bandada el vuelo
con un puñado de amigos,
de los que nunca faltaron,
de los que siempre estuvieron.

Me dejo la puerta abierta
porque esta casa es mi casa,
cuidadla bien en mi ausencia
porque también es la vuestra.

Así que, si no es molestia,
si pasáis por aquí…

regadme las plantas…
ventiladme la casa…

y recogedme el correo…

Os echaré de menos.
Volveré pronto.
Ya el martes vuelvo.
El martes estoy de vuelta.

Lo escribió Gabi y lo guardó en Noticias Breves