Hoy llegue a casa e invité a las palabras a salir a bailar, pero se quedaron sentadas mirándome con desprecio. Pronto lo entendí. Estaban cansadas. Llevaban toda la mañana bailando con ella.
Se llama Beatriz. Tiene nueve años y ya es toda una bailarina.
Este es el baile que se marcó con las palabras:

¡Cómo pasa el tiempo!.
Parece que ayer murieron
pero no, parece que el reloj nos controla, pero no, uno puede ser libre
Otro puede hacer lo que le mande el reloj.
Pero quien quiera puede dormir a las 6 si le apetece, otro jugar a las 8 y tomarse un bizcocho.
Yo tengo una gata y una abuela que según la gente están arriba, pero yo he retrasado mi reloj y falta un siglo para que lo que las pasó suceda.

Yo no hago caso a un redondel con agujas.BM.

Yo tampoco

Lo escribió Gabi y lo guardó en Noticias Breves