Aprende a nacer desde el dolor y a ser más grande que el más grande de los obstáculos.
Pablo Neruda

Llegué como me iré.
Así, despacio, sin ruido.
Me iré de tu cabeza
igual que tú
te estas yendo de la mía.

¿O es qué quieres que quedemos
igual que sombras sin dueño
eternamente pegados
a la pared del recuerdo?.

Ningún nevero es eterno,
ninguna nieve es perpetua.
Todas las cumbres se allanan.
Sólo es cuestión de paciencia.
Eso me digo a mi mismo
mientras me ataca tu ausencia.

Lo escribió Gabi y lo guardó en Noticias Breves