Yo seguiré mirando al cielo
tú nunca quisiste volar
Fito y Fitipaldis
 

Anoche soñé que era un globo inflado con helio.
Miré hacía arriba y descubrí ante mis ojos el cielo, abierto e infinito. Me lancé hacía él con el entusiasmo de un niño corriendo cuesta abajo. De pronto note un tirón y no pude ascender más. Miré hacía abajo y te descubrí, disfrazada de niña, al otro extremo del cordel que me sujetaba.
Te sonreí agradecido por haberme salvado de perderme en el espacio y, al mismo tiempo, lloré por no poder volar más alto.

Lo escribió Gabi y lo guardó en Noticias Breves